30 nov. 2010

HERRAJE Y APLOMOS DEL CABALLO.


Los defectos de aplomos conllevan modificaciones en los puntos de apoyo en los cascos y cargas de fuerza en las articulaciones.

Así, animales cerrados de delante cargarán más fuerza en las caras laterales de los casos y articulaciones, por lo que el desgaste del casco será menor en la cara medial y el crecimiento del mismo será más lento en la cara lateral.

Esas circunstancias deben ser tenidas en cuenta a la hora del herraje, sobre todo a la hora de rebajar el casco.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que los defectos de aplomos no se corrigen en los animales adultos a través del herraje, solo se corrige los defectos de desgaste debidos a esos defectos de aplomos.

En todos los pies, cualquiera que sea su conformación y aplomo, se rebaja el casco al grado debido y proporcionalmente en las partes mas crecidas o menos.

En los potros de menos de dos años los herrajes influyen en los aplomos, tanto positiva como negativa mente. Es decir, un potro con buenos aplomos mal herrado puede deformar negativa mente los ejes de apoyo. Y en contra partida, un potro con defectos de aplomos, con un buen herraje correctivo puede mejorar los ejes de apoyo. Por eso el herraje a estas edades es fundamental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario